• Julio

    10

    2014
  • 1602
  • 0
Entrevista en el diario L’Econòmic

Entrevista en el diario L’Econòmic

l'economicEl pasado 21 de junio publicaron un artículo sobre las casas pasivas y nuestra empresa Papik Casas Pasivas. Os lo traducimos a continuación para que el leáis:

El modelo constructivo Passivhaus, o casas pasivas, es una de las soluciones de vanguardia de la que más se habla en países con una larga cultura de edificación energéticamente eficiente, como Alemania, Austria o Suiza. En Cataluña, la empresa de Sant Cugat Papik Casas Pasivas está introduciendo en nuestro esta tecnología en la que la casa hace un gasto razonable de la energía, con la madera como protagonista, aunque no es el único material que se utiliza. El nuevo modelo de vivienda Passivhaus, concebido en los noventa por Wolfang Feist, es la propuesta de un modelo en el que la vivienda es capaz de ahorrar un 90% de la energía que consumía con la estructura convencional.

El modelo está regulado por Passivhaus Institut, radicado en Alemania, que certifica las casas que se han adherido al estándar, y que ya son unas 32.000, entre Europa y EEUU.

Papik Fisas, carpintero y ebanista, se introdujo en este nuevo mundo después de constatar que “era insostenible el negocio del mueble a medida, ahora que la gente no quiere un mueble para toda la vida”.

De repente alternativas, fue a parar a la idea de “un nuevo sistema constructivo, de carácter integral”. Hace cinco años hizo una primera demostración en público de lo que se proponía con una casa muestra en la feria Construmat, que era la síntesis de los conocimientos adquiridos en Austria, Suiza, Alemania y el norte de Italia. Esta cultura se resume en principios básicos como la orientación al sur; el aislamiento térmico; la ausencia de puentes térmicos; la estanqueidad; la ventilación mecánica con recuperación de calor, y ventanas y puertas eficientes. Como enumera Fisas, “en primer lugar, es importante calentar la casa con el sol del sur, con una arquitectura de grandes aberturas de vidrio”. En cuanto al aislamiento, “debe ser extra, fachadas y cubiertas, con ventanas gruesas, que tengan un 90% de argón, un material que le da la misma capacidad de retener el calor de una pared, de día, por no dejarla huir de noche “. Una de las sofisticaciones del aislamiento es una membrana de Gore-Tex que hace la casa impermeable al agua.

La estanqueidad es una de las exigencias que caracterizan las casas pasivas: “Si una casa convencional hace 200 renovaciones a la hora de volúmenes de aire, una pasiva sólo hace 0,6.” Pero, claro, no se trata crear un clima enrarecido en el interior: “Para que el aire no sea tóxico, se incorpora un recuperador de doble flujo que toma el aire de dentro y lo expulsa y hace pasar el de fuera a dentro. El equilibrio térmico se consigue porque el calor del aire que sale pasa al aire que entra. “Estamos hablando de una tecnología que no genera frío o calor, sino de un intercambiador que cuanto más extremo es el clima , más eficiente es, y hace las funciones de calefacción, además de purificar el aire. Esta herramienta puede costar entre 8.000 y 10.000 euros.

Casas que gastan energía con sensatez, pero si hablamos de precios? El precio de construcción por metro cuadrado de una casa que adopte estas exigencias es de 1.200 euros, que, como remarca Fisas, “es suficientemente competitivo respecto del que se hace pagar en la construcción de casas convencionales similares.” Y ya no hay color cuando vamos a leer el recibo de la luz: “en una casa pasiva de unos 130 metros cuadrados, el ahorro energético anual se traduce en dejar de pagar 500 euros, 40 euros al mes.” Obviamente, una propuesta como la de la casa pasiva supone un choque cultural importante y hay que luchar contra muchos prejuicios, como se lamenta Papik Fisas: “la barrera principal es la desconfianza que la casa tiene una base interior de madera, y hay que explicar que no se trata de una casa de madera, sino de una casa con madera. De hecho, es más importante el componente de celulosa, procedente de papel reciclado, que la madera. “Papik Casas Pasivas ya dispone de 50 proyectos realizados, entre casa de nueva construcción y reformas, ya que esta técnica constructiva es aplicable para hacer la adecuada puesta al día de casas viejas con, por ejemplo, problemas de humedades.

En este caso, “habría que poner un intercambiador de flujos de aire y cambiar las cubiertas, que generalmente, en este tipo de casas, dejan escapar el calor.” Hay que decir, como apunta Fisas, que en nuestro país, con un clima templado , doblamos el consumo energético para calentar la casa de Alemania.
Papik Casas Pasivas, que se fundó en el inicio de la crisis, ha sabido transformar en un revulsivo: “Definitivamente, la crisis nos ha ayudado.
Algunos propietarios que tenían un terreno para construir una casa, han buscado alternativas para construir un edificio que reduzca la factura energética o, si no pueden hacerse una casa, hacer reformas antigua para que sea más eficiente. “

DEJA UN COMENTARIO

Your comment will be published within 24 hours.

© Copyright 2015 Papik Cases Passives Creat per Aprop Produccions // Avís Legal // Política de privacitat// Política de Cookies